10 estrategias para matar la motivación de tu alumnado

Utiliza sólo el libro de texto, para que crean que el conocimiento es limitado y fijo, ya sabemos que lo que hay en Internet no es de fiar y puede confundir sus tiernos intelectos. No se han de molestar en buscar fuentes ni valorarlas porque tú eres la fuente de todo el saber que necesitan.

Ponles las presentaciones de la editorial, para hacer la clase más amena con las TIC. Los pósters también son amenos. Que no se diga que no usas la TIC.

Dales todo masticadito, para que el aprendizaje no se convierta en un reto interesante.

Evalúalos mediante exámenes, basta con que lo recuerden el tiempo suficiente para terminar la evaluación. Luego no importa que se olviden, así no desarrollan la estúpida idea de que los conocimientos se interrelacionan.

Pídeles trabajos de copia-pega. Eso sí, que los hagan a mano, para que les cueste algo de esfuerzo y se les peguen algunos conocimientos. No permitas que vayan a Google con un plan de búsqueda o teniendo qué pensar sobre lo que están buscando.

Ponles muchos deberes, no vaya a ser que les sobre tiempo para pensar o, Dios no lo quiera, para dedicarse al deporte, al arte, la música o a relacionarse.

Enseña los contenidos de forma descontextualizada, no vaya a ser que desarrollen interés por la asignatura o, peor aún, que entiendan que el aprendizaje forma parte de la vida.

Ignora lo que ya saben, lo que les interesa, lo que sucede en el mundo: que nada ni nadie te desvíe de tu plan. Que sepan quién manda aquí. ¡Que se esfuercen, c…!

Nunca, nunca, nunca, trabajes por proyectos, y mucho menos, interdisciplinares. El conocimiento se organiza en compartimentos estancos, dónde va a parar. Y, además, esas cosas son muy difíciles de corregir y nadie sabe cómo pueden acabar.

Ignora la pedagogía y la psicología del aprendizaje, que son todo patochadas de pedagoguillos snobs de chichinabo. Tú ya estuviste en la escuela y ya sabes cómo va la cosa.

Anuncios

7 comentarios en “10 estrategias para matar la motivación de tu alumnado

  1. ¿Qué clase de prejuicioso resentido ha escrito esta bobada, presuntamente chistosa -sólo porque usa el sarcasmo-, contra un perfil de profesor inexistente? Eso sí, acierta en el último consejo, al que si le estamos la ironía y le hacemos caso literal, acertaremos.

    Me gusta

  2. ¿No será usted la abadesa del twitter por casualidad? Me suena el estilo. Si no es así, mis disculpas.

    En todo caso, la antipedagogía me parece tan magufada y falta de fundamento como la pedagogía más paulocoellista, qué quiere que le diga: los opuestos se atraen. Sobre todo si empezamos con argumentación “ad hominen” y todo lo que puede aportar es nada. Al menos hasta que un antipedagogo me hable sin empezar insultando.

    Hubiera preferido un comentario sobre el texto y lo que considera incorrecto y una argumentación un par de puntos, al menos, por encima del razonamiento “hooligan” (lo de razonamiento es una forma de hablar).

    Por supuesto, el texto lo he escrito yo y es un divertimento humorístico y, se lo concedo, sarcástico, realizado hace cuatro o puede que cinco años. Y por el que no voy a pedir perdón a nadie, por cierto.

    Obviamente su sentido del humor y el mío no coinciden, pero ya se dice que tiene que haber de todo. En cualquier caso, bienvenido sea si quiere discutir razonada y pausadamente sobre educación y sobre nuevas tecnologías que son los temas del blog.

    Si no, le ruego que vuelva por donde ha venido y no entre a comentar, porque no tengo ni el tiempo ni las ganas de perderlo intentando razonar con hooligans de cualesquiera índole.

    Me gusta

    1. ¡Acertaste!
      El humor sarcástico CONTRA tus compañeros, con un discurso sarcástico que hace 40 años ya no era nuevo (ni original ni simpático) es muy poco eficaz para combatir las lacras que dices combatir.

      Ese tipo de profesor sólo existe en TUS prejuicios. Y si alguno existiera en la realidad, mira las causas que lo han llevado a ese burn-out. Seguro que fue un joven profe entusiasta, motivado y enfático y ahora está deshecho. Roto por los políticos, los jefes, las rutinas, el desencanto, los pedagogos-gurú, los compañeros como tú, la desvalorización de sus esfuerzos, las críticas injustas, las condiciones penosas de trabajo con los recortes, las familias salvajes, y el cansancio…

      Vais a repetir el mismo ciclo que miles y miles de profes han padecidi: entusiasmo, me como el mundo, me río de los viejos… Y acabarás como esos que críticas. Y se burlarán de ti los pedagogos, coachs y profes nuevos. Pero tú te lo merecerá.

      Me gusta

  3. Buenas tardes.

    En primer lugar, no le he dado permiso para el tuteo y por el camino que vamos no espere que se lo de.

    Y voy a replicar porque estoy en mi blog, que es mi casa, y no sé usted, pero a mí no me gusta que me vengan a atacar a mí casa o a insultarme o a poner en duda mi profesionalidad o mi capacitación.

    En segundo lugar está lanzado un montón de acusaciones personales sin ningún fundamento.

    Mi texto critica una actitud, no a una persona. Yo no cuestiono a ninguna persona concreta, sino a una forma de proceder que he visto y veo. Es muy diferente, y si eso no lo puede deducir del texto, es que usted no quiere hacerlo.

    Verá usted: de momento todo lo que ha salido de su teclado no es más que un conjunto de ataques a mi persona sin ningún tipo de argumento, prueba o aportación. Asume desde el principio una serie de presupuestos sobre mí que no le consiento y que no conoce ni puede conocer. Y realiza una serie de predicciones que me parecen fuera de lugar.

    Por lo demás, tengo sobrada experiencia (más de 20 años en educación y en escritura) como para saber qué escribo, cómo y con qué intención y con qué fundamento.

    No necesito ni deseo que una persona entre aquí con malos modos a darme lecciones que no he pedido. Si quiere debatir de forma constructiva adelante.

    Y si no, le invito amablemente a no volver a venir a mi blog. Muchas gracias.

    Me gusta

    1. Pues si llevas más de 20 años, ya tienes delito.
      Lo de argumentar lo dices por la finura de tus razonamientos?
      Así está el desastre educativo español: por gente como tú.
      Para ti la perra chica.

      Me gusta

      1. Dejo el comentario porque retrata perfectamente las posiciones en esta conversación.

        No tengo nada más que añadir. He dado todas las oportunidades para debatir con argumentos y a cambio sólo recibo insultos y descalificaciones. Usted verá.

        Como he dicho, dejo el comentario porque me parece altamente ilustrativo justamente de lo que ataca.

        Repito: para no aportar nada le agradezco que no se vuelva a pasar por aquí. En cualquier caso, no permitiré ningún comentario más en ese tono.

        Buenas noches.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s