Programa electoral para educación del PSOE

El PSOE estructura su programa en tres secciones: Dónde estamos, Nuestros objetivos y Propuestas. En una primera lectura, las propuestas son, en general, más específicas y concretas que las del PP o Ciudadanos.

El hecho de que el programa incluya un apartado en el que se definen los objetivos de las propuestas ayuda a hacerse una idea más completa de cuál es el modelo que pretende impulsar el partido en caso de llegar al gobierno.

Veamos estos objetivos y el panorama que definen

Ampliar y reforzar el derecho a la educación recuperando su sentido constitucional y su carácter de derecho humano universal de modo que signifique no solo igualdad de oportunidades en el acceso, sino ante todo, el derecho a una equitativa distribución de oportunidades de aprendizaje y el éxito escolar de todos y todas.

Es difícil estar en desacuerdo con esto. En realidad, es la expresión del derecho a la educación tal como lo reconoce la Constitución en el artículo 27.

Construir un sistema educativo estable basado en la equidad y orientado a la excelencia que garantice la igualdad de oportunidades de aprendizaje, la coeducación, y el logro de los mejores resultados educativos.

Lo que genera dudas aquí son las ideas de “excelencia” y “logro de los mejores resultados educativos”. Todo esto suena bien, pero sin una definición más precisa es un mensaje vacío. Excelencia puede ser quedar primeros en PISA o conseguir que todos los alumnos terminen la Secundaria superando todos los objetivos.

Promoveremos la suficiente oferta en centros públicos en todas las etapas para garantizar el derecho a la educación. Asimismo garantizaremos una financiación pública y unos servicios comunes adecuados para todo el sistema educativo.

Esto resulta un poco ambiguo. Si entendemos centros públicos como centros de titularidad pública, la propuesta es bien ambiciosa y coherente, ya que sería garantizar la disponibilidad de plazas realmente gratuitas para todos los alumnos. La segunda parte de la propuesta parece hacer referencia a los centros concertados, sostenidos con fondos públicos.

Reconocimiento público y social del hecho diferencial de las cooperativas de enseñanza. Que en el reglamento de conciertos educativos se tenga en cuenta la especificidad de las cooperativas de enseñanza y centros educativos de economía social.

Este punto me llama la atención positivamente. Las cooperativas de enseñanza, de especial tradición en Cataluña, suelen partir de un modelo de servicio público creado a iniciativa de profesores y familias. Merecen un tratamiento diferenciado de otros tipos de iniciativas privadas que surgen de otro tipo de organizaciones.

Reducir la tasa de abandono escolar temprano y mejorar las tasas de titulación en todas las enseñanzas así como los resultados en las evaluaciones nacionales e internacionales. Establecer un progresivo descenso de las ratios de alumnado por clase como factor de atención individualizada y de éxito escolar. Trabajar con el horizonte de la clase de 20 alumnos y alumnas en Primaria y la clase de 25 en Secundaria.

Bueno, aquí ya estamos hablando de PISA. La reducción de ratio es una demanda en la que llevamos no sé cuántos años, aunque yo me plantearía objetivos más ambiciosos.

Universalizar la educación desde los 0 hasta los 18 años, evitando todo tipo de segregación y facilitando que todas las personas puedan obtener el título correspondiente a la educación obligatoria y ampliando la oferta pública de formación profesional.

Esto también está bien. De hecho, todas las personas deberían culminar la educación obligatoria, que para eso lo es.

Fortalecer la cooperación institucional entre todas las administraciones públicas, los agentes sociales y la comunidad educativa para construir un sistema educativo dotado de capacidad para mejorar permanentemente sus resultados.

Otro punto en el que creo que todos estamos de acuerdo.

Diseñar y desarrollar marcos curriculares orientados al aprendizaje de capacidades y competencias que sean adaptables a las características de las personas y a las singularidades propias de cada centro educativo y que respondan al mayor reto que tiene la educación del siglo XXI (UNESCO), el aprender a conocer, a hacer, a convivir y a ser, dentro de un contexto de alfabetización múltiple.

Los cuatro pilares del informe Delors, que se supone ya contempla nuestros sistema educativo.

Impulsar un nuevo modelo eficaz y garante de Escuela inclusiva, comprometida con los valores constitucionales y democráticos, con la igualdad entre mujeres y hombres, la interculturalidad, la coeducación, la atención a la diversidad, el bilingüismo, los estilos de vida saludables y que promueva la participación activa de toda la comunidad educativa.

Diría que estos últimos objetivo se solapan todos un poco.

Definir un modelo de profesionalización docente acorde con las exigencias que plantea el ejercicio efectivo del derecho a la educación y las características de un sistema educativo abierto y en permanente proceso de mejora.

Una mención no demasiado profunda de la profesión docente (algo hay que hacer), pero algo es algo.

En conjunto, aunque no se alcanza una definición muy detallada del sistema o su estructura, al menos se marca como objetivo desarrollar plenamente el derecho a la educación de todos los españoles y españolas.

Y, a continuación, las propuestas:

Establecer una financiación pública y unos servicios comunes adecuados para todo el sistema educativo hasta alcanzar un suelo común de financiación del 5% del PIB en dos legislaturas, y con la aspiración de alcanzar el 7% a medio plazo.

El medio plazo calculo que serán unos veinte años, pero al menos es un objetivo definido. No sé por qué el 7% es una especie de número mágico.

Derogar la Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) así como la normativa que ha contribuido a recortar la inversión en educación, dificultando la contratación del profesorado vulnerando el derecho de acceder a la educación por parte de un sector de la población y deteriorando todos los servicios (comedores, transportes, libros de texto, entre otros).

Derogar la LOMCE es una propuesta común de los partidos de izquierda (bueno, sea lo que sea la izquierda), pero sería necesario contar con la propuesta de alternativa. Eso se toca dentro de un par de puntos.

Derogar o paralizar las normas reguladoras de las evaluaciones externas, evitando que puedan tener consecuencias directas sobre el expediente del alumnado.

Sin embargo, realmente el PSOE está proponiendo en la práctica sustituir unas pruebas por otras.

Alcanzar un acuerdo político y social mediante el diálogo con todos los sectores de la comunidad educativa una Ley básica de educación, con vocación de permanencia, que, además de garantizar un sistema educativo estable, basado en la equidad, la igualdad entre mujeres y hombres y la inclusividad, permita mejorar el aprendizaje, la formación educativa y la adquisición de competencias en todas las enseñanzas.

Aquí tenemos una propuesta de Pacto Educativo, en el que, al menos, se establecen algunos principios sobre los que se asentaría este acuerdo. Al menos, parece un pacto más abierto que el que ofrecen otros.

Promover la igualdad de oportunidades para el aprendizaje en todas las enseñanzas independientemente del lugar de residencia, situación personal, sociocultural y económica, para lo que habrá que garantizar la excelencia en todos y cada uno de los centros educativos públicos y dedicar una especial atención al medio rural y aquellos situados en zonas de desventaja social.

Lamento repetirme, pero me gustaría una definición más precisa del término excelencia. Incluso preferiría una propuesta que buscase garantizar una calidad equiparable en todos los centros educativos públicos, con especial atención a aquellos situados en medios en desventaja de algún tipo. Es decir, que la escuela fuese de la misma calidad en cualquier centro público y especialmente buena en aquellos que lo necesitasen más.

Elaborar un Plan de Cooperación Territorial específico apoyo a la escuela rural en el seno de la Conferencia Sectorial, con la colaboración de los Ayuntamientos, en el que se analice los recursos necesarios, la formación específica del profesorado, los servicios complementarios y con especial atención las necesidades de transporte y apoyo material al alumnado.

La atención a la escuela rural es un punto que me gusta particularmente.

Presentar en el seno de la Conferencia Sectorial y en coordinación con las medidas vinculadas a la Ley de dependencia, un programa de apoyo para la escolarización, apoyo al alumnado y apoyo directo a las familias y personas encargadas del cuidado de los alumnos y alumnas con necesidades especiales que así lo precisen. Dotar a los centros con los recursos necesarios para atender a la diversidad de su alumnado.

Me gustaría encontrar aquí una explicación más detallada de a qué se refiere este apoyo, ya que hay muchos niveles en los que se podría llevar a cabo. Apoyo a las escolarización pueden ser servicios de transporte y de comedor (y no sólo en la escuela rural), por ejemplo, pero también apoyo educativo, recursos, etc. para que cualquier niño o niña pueda acceder al sistema educativo sin desventajas por el hecho de vivir en una situación de especial necesidad.

Recuperar el verdadero sentido de las becas como un derecho, de manera que el estudiante que cumpla los nuevos umbrales de renta y patrimonio que estableceremos en las convocatorias, tendrá derecho a la misma. Además, agilizaremos todo lo referente a la tramitación de becas para asegurarnos de que el alumnado perciba las cantidades asignadas durante el primer trimestre de estudio.

El problema que veo aquí es que quizá deberíamos establecer dos tipos de becas. Por un lado, las becas de renta, que faciliten el acceso a los estudios a cualquier ciudadano o ciudadana independientemente de su situación económica que es a lo que se refiere la propuesta. Y, por otro lado, las becas de mérito, es decir, becas destinadas en particular a los estudiantes con mejor desempeño teniendo en cuenta su situación económica y centradas en facilitar el acceso a estudios avanzados.

Permitir el acceso o la continuidad de los estudios al alumnado con independencia de su situación económica, estableciendo unos precios públicos (incluidos los de tasas universitarias) asequibles.

En parte estamos en el sistema anterior. Un sistema de precios asequible es algo relativo y tiene que ver con la realidad económica del país.

Además promoveremos mecanismos adecuados para establecer una gratuidad real de los libros de texto.

Ya mentaron la bicha. El problema no es únicamente la gratuidad de los libros de texto, sino su omnipresencia en el sistema y su aplicación indiferenciada. También tenemos que tener en cuenta que hay más elementos que los libros de texto, como el material escolar, y no digamos si metemos la tecnología en el saco.

Los libros de texto son un negocio millonario y uno de los principales condicionantes para el diseño del sistema educativo. Muchas de estas propuestas marcan los libros de texto como una pieza inamovible del sistema y, por desgracia, lo que debería ser un detalle se convierte en el eje fijo que impide al sistema evolucionar como es debido.

Incluso hay quien pide el pacto educativo para que los libros de texto no cambien. Y ese no es el problema.

Ampliar el índice de escolarización desde los 0 a los 18 años, impulsando y facilitando la ampliación de la oferta pública de plazas y de servicios en todas las enseñanzas, especialmente, en la Educación Infantil y la Formación Profesional. Este proceso de ampliación de la escolarización debe constituir un objetivo prioritario compartido por todas las administraciones públicas. Nuestro objetivo es que de forma progresiva se extienda la obligación de las administraciones educativas de ofertar plazas públicas hasta los 18 años, en esta legislatura. No se trata de aumentar los años de escolaridad obligatoria, sino de garantizar y ampliar las oportunidades de educación y formación sin discriminaciones desde la temprana infancia hasta la mayoría de edad, así como facilitando que todas las personas puedan obtener el título correspondiente. Para ello, buscaremos fortalecer y priorizar la escuela pública así como el mantenimiento de las líneas existentes en la misma.

Esta propuesta es más bien un objetivo. Por supuesto, es deseable aspirar a que toda la población en edad de estudiar esté estudiando.

Potenciar la educación de personas adultas fomentando su desarrollo integral a lo largo de la vida.

El sistema educativo a lo largo de toda la vida. Bien.

Fortalecer la cooperación entre las Comunidades Autónomas dotando a la Conferencia Sectorial de Educación de una mayor capacidad operativa y haciendo de los Programas de Cooperación Territorial instrumentos de política educativa que nos comprometan a todos en la búsqueda de soluciones eficaces a problemas comunes.

Es un deseo que compartimos todos.

Definir un modelo de diseño y desarrollo del currículo, elaborado por personas expertas y la participación educativa, acorde con la sociedad del conocimiento, que facilite la adaptación de la respuesta educativa en cada centro, con atención a la igualdad y la diversidad, que permita al alumnado y profesionales de la educación superar los retos educativos que plantea una alfabetización múltiple.

Un modelo estable de diseño y desarrollo del currículum es quizá la mayor aspiración que tenemos los docentes en este ámbito. Cambiar cada dos cursos los elementos del currículum hace que tanto éste como las programaciones derivadas del mismo no sean más que papel malgastado.

Los docentes necesitamos un lenguaje curricular común y eso es algo que no puede dejarse en manos de políticos. Un lenguaje curricular podría dejar evolucionar el currículum conforme a las necesidades, sin que tenga que tirarse por tierra el trabajo de años.

Sin embargo, la idea de “personas expertas” y participación educativa, me suena mal. Preferiría un modelo curricular elaborado por expertos de la educación, lo que incluye docentes de trinchera e investigadores educativos. ¿Vale? Es un proceso colaborativo.

Promover un acuerdo con las CCAA, y la participación de la comunidad educativa, para incorporar la enseñanza de técnicas y hábitos de estudio y fomentar que el trabajo del alumno fuera del aula busque adquirir habilidades útiles a lo largo de su vida: la creatividad, recursos sociales, deportivos, autoaprendizaje, artísticos. Promovernos así, que las tareas extraescolares de estudio respeten el tiempo y las necesidades del alumnado, asegurando que sean un complemento adecuado de la actividad lectiva sin convertirse nunca en una brecha social en función de los recursos.

A tomar por saco. Deberes sí, pero no. Las técnicas y hábitos de estudio no tendrían por qué establecerse com una especie de extra que el sistema educativo no contempla. El aprendizaje por proyectos, por ejemplo, integra las herramientas de trabajo intelectual en el proceso de aprendizaje.

Decir que el trabajo fuera del aula busque adquirir habilidades útiles a lo largo de su vida es como decir que el trabajo en el aula no lo hace. ¿En qué quedamos? ¿Para qué es entonces el sistema educativo? ¿Para aprender la lista de los reyes godos?

Fuera del aula, los alumnos y alumnas tienen que jugar, relacionarse, relajarse,  hacer lo que les plazca (incluso aburrirse). Una oferta extraescolar de actividades que permitan lograr esto a los niños y niñas que, por un motivo u otro, no lo tienen fácil en su casa es otra cosa.

Promover un modelo de educación integral, adecuada a la nueva ciudadanía del siglo XXI, en la que se combinen la cultura científica y las humanidades, que se complete con las artes y el deporte, con un aprendizaje a lo largo de la vida y en la que se dote al alumnado de una visión crítica y transformadora de la realidad.

Bien.

Promover una escuela pública laica donde no quepa la integración de enseñanzas confesionales, ni en el currículum ni en el horario escolar. Para ello se promoverá las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales. Promover la incorporación de la enseñanza cultural sobre el hecho religioso en términos de integración y convivencia, como parte de nuestro patrimonio cultural, evitando, por ignorancia, los riesgos de los fundamentalismos.

De acuerdo. Pero la segunda parte no me gusta porque, en el fondo, no es más que una bajada de pantalones concesión para darle un tratamiento al contenido religioso pero sin que se note mucho. El hecho religioso debe estar reflejado adecuadamente y en profundidad en las materias de Historia, Filosofía, Arte o Educación para la Ciudadanía, pero no debe tener un tratamiento diferenciado.

Promover una escuela que defienda la ética pública y los valores democráticos, para lo que recuperaremos la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos que, entre otros contenidos, recoja el conocimiento de la Constitución Española, de las instituciones Europeas e internacionales y los derechos humanos.

Nada más que añadir.

Construir un modelo común para el aprendizaje de idiomas y un Programa de Cooperación Territorial que, teniendo en cuenta las singularidades de las Comunidades con lengua propia y las protegidas estatutariamente, y respetando las distintas competencias atribuidas a las Comunidades, permita dominar el uso de al menos un idioma extranjero, preferiblemente el inglés, en el que el alumnado pueda alcanzar, semejantes niveles de competencia comunicativa mínimos de acuerdo con los niveles de dominio del idioma establecidos dentro del Marco Común Europeo de Referencia para los Idiomas. Además, promoveremos planes de mejora para las Escuelas Oficiales de Idiomas y que así puedan cumplir todos los fines por las que fueron creadas.

Sí. Me parece positivo que no se busque un modelo bilingüe o plurilingüe.

Revitalizar y dotar de mayores competencias los Consejos Escolares, así como crear nuevas mecanismos que permitan articular la participación de la comunidad educativa. Poner en valor el papel del Claustro como órgano imprescindible para la toma de decisiones en el ámbito pedagógico y en la elección de los y las directoras. Elaboración del Estatuto del Estudiante similar a la Ley del Estudiante Universitario pero en educación obligatoria.

Otro punto positivo.

Crear un Plan Estatal de Convivencia Escolar que garantice que todo centro escolar tendrá unas líneas básicas para el desarrollo de la vida escolar con especial atención la prevención y la detección de los casos de ”bullying” o acoso, la homofobia, la xenofobia y también los ocasionados por la diferencia de género. Un sistema coeducativo que garantice la igualdad entre los sexos en todos las etapas educativas, que proporcione una formación afectivo-sexual que contemple la perspectiva de género y la diversidad LGTB y enseñe a resolver los conflictos de forma pacífica y no sexista, de manera que sea la mejor prevención contra la violencia de género.

Potenciar el desarrollo de Planes de Igualdad en los Centros educativos y la formación para la Igualdad del profesorado y de los equipos de orientación.

Desarrollar programas para una información y educación integral, igualitaria y respetuosa, que sea una herramienta fundamental para promover la salud sexual y el bienestar de las personas en todas las etapas evolutivas y que posibilite la construcción de referentes culturales y simbólicos que favorezcan un concepto de la sexualidad integral que genere un espacio para una sexualidad saludable.

Agrupo las propuestas anteriores en una sola. Es una propuesta bastante coincidente con la del PP, pero más específica en cuanto a lo que define.

Aprobar un Estatuto del Personal Docente que impulse su profesionalización, dignifique la función docente, regule sus condiciones de trabajo, asegure su formación permanente, establezca los criterios para su promoción, derogue los Decretos que han deteriorado sus condiciones laborales e incorpore un sistema de acceso a la docencia similar al MIR sanitario. Incluir en el ámbito de las posibilidades de formación del profesorado la enseñanza del lenguaje de signos, al menos como optativa, con el objetivo de reforzar la integración de personas con necesidades especiales de este tipo.

En muchos aspectos, la propuesta coincide con la del PP.

Promover una evaluación sistemática y global de la educación. El sistema educativo, tanto en su totalidad como en sus subsistemas o componentes, será objeto de evaluación. En el sistema educativo no deben ser evaluado solo el alumnado sino también el profesorado, los centros, el currículum y la planificación y gestión de los recursos que son responsabilidad de las Administraciones educativas, tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas.

De acuerdo con el objetivo de la evaluación del sistema. Pero aquí falta una concreción sobre cómo se llevaría a cabo.

Actualizaremos la Acción Educativa en el Exterior para que facilite el acceso a la educación a las personas de nacionalidad española que residen en el extranjero y al tiempo potencie y desarrolle la difusión de la educación, la cultura y la investigación españolas, desde la trasparencia de la gestión y la rentabilidad de sus actuaciones, siempre con el objetivo de situar a España en el espacio socio-educativo-cultural que le corresponde en el marco de la sociedad global. Promovernos la agilización del proceso de convalidación y reconocimiento de títulos para españoles y españolas que viven en el extranjero

Otra propuesta interesante, y que no hemos visto cubierta por otros partidos.

En conclusión

En el fondo, el programa de los dos grandes partidos se parece bastante. Sin embargo, el del PP resulta más opaco en la forma de articular ciertos aspectos, mientras que el del PSOE resulta más explícito y, en algunas propuestas, mucho más concreto.

Lo cierto es que hay muchos elementos en común entre los tres programas analizados hasta ahora (y me atrevo a decir que el próximo en el análisis, el de IU-Podemos también va a ofrecer muchas coincidencias).

En el lado negativo, el programa hace algunas asunciones (libros de texto, deberes) que reflejan una mala definición del modelo de sistema educativo.

Sin embargo, hay que señalar en lo positivo, que este programa contempla algunas propuestas que no aparecen en otros (como la mención a las cooperativas de enseñanza, la escuela rural o la acción educativa exterior).

En particular, destacaría la intención explícita de desarrollar el derecho a la educación tal y como se recoge en la Constitución.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s