No se ría, es la Bruja Avería

La fiabilidad de los iPad es bastante alta, incluso en un entorno bastante duro como es el escolar.

No hay ninguna pretensión científica en este artículo, simplemente estoy echando un ojo a los registros y comentando algunas de las cuestiones más significativas. Para mejorar la precisión debería incluir información que no tengo, como son los registros de los dos cursos anteriores, así como el historial completo de cada dispositivo.

Pero como ilustración creo que puede servir.

Definiendo problemas

La mayoría de los problemas de funcionamiento de los iPad que se atienden se pueden resolver fácilmente en el entorno escolar. En realidad, con dos o tres procedimientos sencillos se solucionan la mayoría. Uno es el “hard reset”, o “reinicio forzado”, que consiste en forzar el apagado del iPad cuando tiene un comportamiento extraño.

Otra fuente de problemas son los cambios de configuración, fallos de aplicaciones, etc, que pueden necesitar un diagnóstico un poco más detenido y cuya solución no siempre es sencilla. Sin embargo, normalmente estos problemas pueden resolverse con facilidad, sobre todo si se realiza un registro de los que van a apareciendo y del procedimiento para subsanarlo. Esa es la parte que se puede realizar en el departamento técnico, sin necesidad de llevar al iPad a un SAT.

Por supuesto, los accidentes suceden y estos pueden tener consecuencias físicas en los iPad, como romper el cristal de la pantalla o, en algún caso, desprender componentes en el interior del dispositivo, que provocan la necesidad de llevarlo al SAT.

Auténticas averías

Califico como “averías auténticas” aquellas que no podemos solucionar con los medios disponibles en el centro.

En este curso escolar que ya se acaba, el registro de problemas en la flota de 210 iPads (usando en los cursos 3º, 4º y 5º de Primaria) muestra resultados interesantes.

En todo el curso hemos tenido que derivar al SAT tan sólo 5 equipos. Todos ellos de los cursos de 4º y 5º, lo que supone que tenían 1 ó 2 años al menos de vida. Es decir, el índice de averías “serias” es el 2,38%.

De los cinco, tres parecían tener un problema de batería. Uno tenía un problema con la pantalla y el último tenía problemas con la conexión de wifi.

Normalmente, se examina el iPad y se siguen varios procedimientos de menos a más “invasivo” para intentar identificar o corregir el problema. Si no se puede solucionar y se determina que hay que enviarlo al SAT, se prepara un informe indicando los pasos que se han dado.

No he contabilizado aquí el problema del iPad 2 cuyo cable de pantalla se afloja o se desconecta y que puede “recolocarse a mano“, aunque si la avería se presenta con mucha frecuencia lo propio es llevarlo a un servicio técnico para abrirlo y fijarlo adecuadamente.

Accidentes

Las consecuencias de accidentes como pantallas rotas y otros problemas derivados de golpes al iPad normalmente hay que derivarlas al SAT porque no se dispone de los conocimientos y herramientas adecuados para realizar la reparación.

De éstos siempre hay unos cuantos. Es frecuente ver cristales de pantalla rajados aunque utilizables.

Averías que no lo eran

iPad para ciegos

Una de las quejas más habituales es que el iPad no enciende “aunque está cargado del todo”, o el consabido: “no toqué nada y ahora no enciende”. La mayor parte de las veces este problema no es más que la consecuencia de haber activado los ajustes de accesibilidad, en concreto la función “Voice Over”, una ayuda para ciegos que hace que el iPad nos indique oralmente los elementos de la pantalla que estamos tocando o activando.

Normalmente Voice Over desactiva la iluminación de la pantalla, y cambia el modo de manejo ya que primero tienes que tocar un ítem para identificarlo y luego tocarlo dos veces para activarlo. En esta situación los niños son incapaces de recuperar el funcionamiento normal del iPad.

En muchas ocasiones basta con hacer tres toques de tres dedos sobre la pantalla para activarla y poder navegar “visualmente”. O también sobre el botón de inicio, para desactivar directamente la función. No siempre es fácil, porque existen varias combinaciones de ajustes que permiten una cosa u otra.

En algún caso, he visto que algunos alumnos hacen esto como broma a otros. En otros casos, deduzco que simplemente se dedican a probar cosas en los ajustes de accesibilidad, ya que ahí disponen de varios apartados que les permiten personalizar un poco el manejo de su iPad. Casi todos tienen activado el Assistive Touch, los textos en negrita o los botones resaltados.

Odisea del espacio

Los iPads con 16 GB de almacenamiento lo pasan relativamente mal, aunque no tanto como se podría pensar. En algunos casos, han sido las aplicaciones de libros las que más porcentaje de almacenamiento acaban reclamando. Los vídeos y otros materiales también pueden ocupar lo suyo, pero es bueno saber desprenderse del trabajo que ya no se va a utilizar.

Sin embargo, siempre hay casos particulares. Hemos tenido el efecto “máquina del tiempo” en equipos con iOS 8, así como problemas derivados de los restos que algunas aplicaciones dejan en espacios inaccesibles. Algunos de ellos pueden arreglarse con programas como PhoneClean y similares, sin apenas esfuerzo.

Aplicaciones mal hechas

Otras de las quejas más frecuentes tiene que ver con el funcionamiento de los libros de texto digital. Lo cierto es que no se salva casi ninguna editorial de haber creado unas aplicaciones malas o muy malas, no sólo en el aspecto didáctico, sino en el desaprovechamiento de los recursos que ofrece la tableta e incluso en la calidad técnica básica de las mismas.

Actualizar la aplicación, reiniciar los ajustes, reinstalar la aplicación, etc, pueden ayudar a solucionar estos problemas.

También ha habido algunos conflictos al intentar resolver algunas de estas cuestiones en casa y en el colegio, sobre todo en el tema del registro de licencias, acceso a los libros, etc.  Mi preferencia es centralizarlo todo en el colegio porque cuando surgen problemas es mucho más fácil y rápido solucionarlos.

Cosas infrecuentes

Quizá el problema más curioso que he encontrado, y el más difícil de solucionar por lo enrevesado, haya sido el iPad bloqueado con Acceso Guiado que provoca que el iPad se quede fijo en una aplicación y encima pida un código para salir de ella.

Ha habido algún caso que podríamos bautizar como “mi papá o mamá me reinició el iPad”, en el que el dispositivo aparece misteriosamente formateado y en la pantalla de configuración, lo que obliga a iniciar todo el procedimiento de preparación y configuración.

Poltergeist

Siempre aparece algún caso de problema inexplicable para el que no hay manera de encontrar una solución efectiva. Este curso ha sido el caso de una alumna que “no recibía” el correo por temporadas. Lo pongo entre comillas porque mi hipótesis final es que sí que lo recibía, pero su manera de manejar el dispositivo era lo que provocaba su desaparición.

Ansiedad

Una cuestión que me preocupa es la impresión que tengo de que los alumnos (y los profesores) están desarrollando un problema de ansiedad al utilizar el iPad como soporte principal.

En ocasiones te enseñan que tienen un problema con el iPad y cuando sale un mensaje de error directamente lo saltan sin leerlo, o ves que manejan la tableta casi sin pensar a gran velocidad sin molestarse en mirar lo que aparece en la pantalla, etc.

La inmediatez que esperan de la respuesta los frustra cuando dependen de la velocidad o disponibilidad de la red para realizar una tarea, y eso hay que multiplicarlo por 25. Los fallos de funcionamiento frustran al profesorado que, con mucha frecuencia, sufre el tener que cambiar de planes sobre la marcha porque algo no funciona en el plano técnico.

El uso de los dispositivos está alterando el ritmo de trabajo de una manera poco sana. Creo que en buena parte es porque la tecnología no se ha introducido al servicio el aprendizaje, sino que porque el programa un dispositivo por alumno tiene más componentes de “sacar pecho innovador” y poder presumir de estar en “primera línea”.

Soy un defensor de la tecnología en las aulas. Pero no a cualquier precio ni en cualquier circunstancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s